ATARDECER

Loading...

martes, 17 de mayo de 2011

PARTIDO UNICO Y PARTIDO MONOPOLISTICO

Se ha dicho que no se puede autentica democrática donde solo hay un partido, ya sea de carácter oficial u oficialista; tampoco haberla donde exista un partido monopolístico. En el primer caso estamos frente a un régimen de partido único, en el cual solo se reconoce como legal al partido de gobierno. Estas dos situaciones no son las mismas. En la primera, el partido único está expresamente consagrado como tal en el ordenadamiento constitucional. tal era el caso de la unión soviética, con el partido comunista(PCUS), el de la mayoría llamada de las “democracias particulares” o régimen populares marxistas, con ese mismo partido, con sus diferentes denominaciones en los cuales la propia constitución se encarga de establecer un partido único.asi, en el artículo 60 de la constitución de la UURSS.

 extrema de derecha, como el de Mussolini en Italia, con el partido fascista, y a Hitler en Alemania, con el partido nacional socialista.la segunda situación del partido único que respalda al gobierno, se da en régimen totalitarios, en los cuales,  aunque ese partido no está expresamente consagrado como tal en la constitución. De hecho sirve de base política al régimen,   muchas veces para darle una apariencia popular o democrática. Ejemplos típicos de esta situación los encontramos en el partido colorado de Paraguay, que sostuvo la dictadura de stroessner, o el partido liberal de Nicaragua,  que sostuvo la dictadura de Somoza, o el partido justialista  en argentina en tiempos de perón, o el movimiento nacional de España, única agrupación política permitida legalmente en la dictadura de franco. Se trata en todo caso en “partidos o   movimientos”, que son auspiciados por el régimen de turno, para que le sirva de soporte político, refundidas muchas verse en soporte militar. 
 
 PARTIDOS MONOPOLITICOS: se entiendo a aquella q dentro de una democracia formal, acaparan todas las pociones importantes de estado, gobierno, parlamento u órganos judiciales, sobre la base real o supuesto respaldo masivo del electorado. Aunque no pueden ser partidos únicos, y toleren la existencia de segundos partidos minoritarios, no comparten con estos el poder en ninguna mínima parte.la existencia de partidos monopolísticos, supone una desfiguración de la democracia, sobre todo teniendo en cuenta  que en este régimen, por lo general el electoral es manipulado, atravez de diversos sistemas como son el control de los medios de información y comunicación del aparto estatal.
 
 CLASES DE PARTIDOS
Pueden darse diversas clasificaciones de partidos políticos, según su organización, su estructura interna, su enunciación doctrinaria, su cobertura geográfica, su postura religiosa, o lo que es más importante su idiologias.de acuerdo con lo anterior los partidos pueden clasificarse así:
 
Partidos de formación abierta, de formación corporativa y de formación cerrada:
Son de formación abierta, aquellos partidos cuyos miembros adhieren en su simple calidad de ciudadano, sin que tengan que pertenecer a determinada organización intermedia, y sin que se les exija formación ideológica previa ni otros requisitos especiales para su inscripción como miembros.la mayoría de los partidos democráticos existentes en las democracias clásicas al menos en las de América Latina son  los de esta clase. Los de formación corporativa exige que sus adherentes pertenezcan previamente a determinas agrupaciones sociales, sindicatos, asociaciones o iglesias. Los de formación cerrada son aquellos que requieren de sus militantes una preparación ideológica y el lleno de requisito como ciertas normas de conducta, carnetizacion, contribución, economía, etc.….
 
 Partidos declarativos y partidos orgánicas:
En los primeros existe una declaración de principios, por lo general muy vaga, a la cual sus militantes, pueden adherir de forma tasita o expresa. A si se oficializaron en Colombia por ejemplo los partidos tradicionales, liberal y conservador, mediados del siglo pasado el liberal mediante la publicación en el “aviso del programa” elaborado por Ezequiel rojas, con una serie de principios doctrinarios apenas enunciados; el conservador, mediante la publicación de la “civilización” del programa elaborado por mariano Ospina rodríguez y José Eusebio caro, también con la enunciación de principios generales, algunos considerantes con los del liberalismo, como antes se señalo. Los partidos orgánicos son los que proclaman un programa completo tanto de aspiraciones doctrinarias o ideológicas, como de obligaciones para sus militantes: en ellos existen un esquema estatutario en el que se define con claridad su organización interna y objetivos.
 
Partidos de masa y partidos de cuadros:
 Esta clasificación a sido adoptada por Duberger en su obra “los partidos políticos”. La estructura de los partidos de masa fue concebida por los socialistas y adoptada luego por los comunistas, los fascistas, en cierta medida por los demócratas cristianos y algunos otros partidos democráticos contemporáneos. Su objetivo es el llegar al mayor número posible de adherentes, atraves de una intensa y permanente campaña de divulgación ideológica, imponiendo además una estricta, disciplina intelectual y una lealtad a toda prueba de los principios ordinarios y la jerarquía oficiales. Los partidos de cuadro le dan importancia a la elite dirigente; se interesa más por la cantidad de sus miembros que por la cantidad. Tiende a reunir estamentos notables, agrupados en comités o territorios, de los cuales salgan las orientaciones dirigidas a su potencial electorado.

Partidos nacionales, partidos nacionalistas y partidos internacionales:
Los primeros son aquellos que sus programas y objetos se circunscriben al marco de un estado, de una comunidad nacional. A esta clase pertenece los partidos colombianos, los norte americanos, los ingleses y en general todos lo inspiren en general a la democracia clásica y sostiene este tipo de regimen.los nacionalistas son partidos que cuyo objetivo primordial es la defensa del régimen autónomo nacional enfrente de la amenaza, eventual o efectiva de alguna potencia imperialista. A este grupo pertenecen  los partidos creados por Gamal Abdel Nasser en Egipto, por Mahatma Gandhi en la india por Juan Domingo Perón en la argentina; esa misma orientación le imprimieron Mussolini y Hitler al nacionalsocialismo. Los partidos internacionales son aquellos que no circunscriben su acción política. Busca implementar si ideología en todo el mundo, el partido comunista es por definición internacionalista.
 
 Partidos ortodoxos, partidos heterodoxos, y  partidos ateos:
Esta clasificación se hace desde el puto de visita religioso, según que lo partidos sean o no confecionales.los primeros son  aquellos cuyo su programa se oficial y abiertamente comprometido abiertamente con una determinada religión. El  partido conservador a pertenecido a esta categoría .los segundos son aquellos que permiten proclamar la libertad especifica; pero cabe también dentro de esta categoría, partidos oficialmente laicos como: el PRI de México, los partidos ateos son aquellos que rechazan notablemente la profesión religiosa, como es el caso del partido comunista. 

 Partidos democráticos y partidos totalitarios:
Aunque desde el puto de vista ideológico pueden darse muchas clasificaciones de partidos en términos generales estos pueden agruparse en una de las dos categorías enunciada, según reconozca o no como valederas otras opciones políticas diferentes a la suya, defendían o combatan los principios de la democracia liberal, admitan o no someterse al veredicto del electorado y, sobretodo en el ejercicio del poder practiquen o no los preceptos del  estado de derecho, en particular por el respeto de los derechos individuales y las libertades públicas. Es en realidad el ejerció del poder en el que se conoce si un partido es auténticamente democrático, o si tiene vocación totalitaria: se han dado muchos casos de partidos que, en su proceso de formación o mientras están colocados en la oposición de un gobierno decirse democráticos, pero una vez conquistados el poder se toman en partidos totalitarios, desconociendo el principio de la democracia y, lo más frecuente constituyéndose en partidos únicos. Por lo demás, los partidos totalitarios se ubican ideológicamente en los extremos: izquierda o derecha

BIPARTIDISMO Y MULTIPARTIDISMO

Dentro del régimen de la democracia liberal, que supone, como se ha dicho, la pluralidad de partidos políticos, puede darse la modalidad del bipartidismo, que significa que solo dos grandes se presentan reales de poder, o del multipartidismo, ose la coexistencia de más de dos partidos con posibilidades reales de convertirse en una alternativa de poder. En uno o entro caso se debe hablar de “sistema”, si no de fenómenos de carácter ideológico e histórico.

BIPARTIDISMO: Se da en aquellos países en los cuales, por una arraigada tradición política, los pueblos se han ha acostumbrado a elegir entre dos grandes vértices políticas, sin que terceros partidos hayan logrado calar hondamente en la opinión pública hasta el punto de obtener resultados electorales importantes.
El bipartidismo que como se ha señalado, no excluye la existencia de terceros partidos, en apariencia implicaría una resistencia al pluralismo político. Pero en realidad tiene ventajas apreciables como son la de presentar a la opinión publica una más clara alternativa de poder, entre un partido de gobierno y un partido de la oposición, y conseguir a si una estabilidad institucional de América latina no ajeno al fenómeno bipartidista. No obstante, la aguda crisis que ha atravesado Colombia en los últimos tiempos se debe, al menos en parte a que la identidad de hecho se presenta en los dos partidos políticos tradicionales ,el pueblo busca nuevas opciones como alternativas reales de poder; de ahí el surgimiento de movimiento extremista que busca convertirse, incluso por la fuerza o tras alternativas.

EL MULTIPARTIDISMO: Es la existencia de dos o más partidos con opciones electorales análogas o ,dichos de otra manera, la no existencia de dos partidos predominaste en el panorama político, a sido, fenómeno frecuente en las democracias modernas en caso todo el mundo. Pese a ser teóricamente más democrático, ya que ofrece mayores opciones al electorado, en la práctica presenta no pocos inconvenientes, por lo general lleva a la formación de coaliciones transitorias, movidas por fines electorales y políticos de ocasión, la cual se traduce en una notaria estabilidad política, además al pueblo no se le presentan alternativas claras del poder.

La inestabilidad política ha sido una constante en países tradicionalmente multipartidistas, como Italia, donde en los últimos 40 años se han producido más de 50 crisis gubernamentales, como en la Francia de la IV república (1946-1958), donde también eran frecuentes los cabeos de gobierno, o como en Argentina, Bolivia, Brasil, y la mayoría de los países latinoamericanos, donde la ausencia de partidos de democráticos fuertes a contribuido a la larga sucesión de golpes de estado y de dictadura ras sufrida por ellos atreves de su historia republicana. Por el contrario en la medida en que otros países como costa rica y Venezuela han consolidado el bipartidismo, han encontrado una mayor e institucional.

Con miras a esa estabilidad, y, con ella, a la consolidación de la democracia, en los últimos tiempos se han producido en muchos países de tradición multipartidista, una marca tendencia al bipartidismo, ya sea por el surgimiento de dos partidos predominantes, o ya por la unificación de pequeños partidos dispersos o en dos grandes partidos. Ello se ha visto en plan república federalizase de y Alemania (social democrática y democracia cristiana), argentina (UCR o radicalismo justicialisismo peronismo), España, (PSOEªª y alianza popular del centro de derecha), Perú (acción popular y APRA), Israel (laborista y likud), o Uruguay (blanco y colorado), además algunos de la comunidad británica como Australia (liberal y laboralista) y Canadá (conservador progresista y liberal).

En muchos otros casos el bipartidismo se presenta de hecho con la forma de partidos o movimientos que se presentan unidos en las elecciones y forman gobiernos de coalición. A si ha sucedido por ejemplo, en Francia con el régimen de la V república, donde en cada elección se han formado dos grandes bloques, con distintas denominaciones: uno de centro-derecha, con predominancia del antiguo guallismo, frente a otro de izquierda con predominación del partido socialista. Lo mismo Ha sucedió en Italia entre la democracia cristiana, de un lado, y las coaliciones de izquierda, con decisiva participación del partido comunista (PCI), aunque en Italia estas coaliciones sean caracterizado por su fragilidad. Otros ejemplos de coaliciones polarizadas los tenemos, en los últimos años, en países como Brasil, ecuador, Australia, Bélgica, Grecia, Portugal y últimamente chile

ORIGEN ELECTORAL Y PARLAMENTARIO DE LOS PARTIDOS


El mecanismo general es simple: creación de grupos parlamentarios, en primer lugar; en segundo lugar, aparición de comités electorales; y, finalmente, establecimiento de una relación permanente entre estos dos elementos. En la práctica, la pureza de este esquema teórico es alternada de diversas maneras. Los grupos parlamentarios han nacido generalmente antes que los comités electorales: ha habido asambleas políticas antes que hubiera elecciones. Ahora bien, se conciben grupos parlamentarios en el seno de una cámara autocrática lo mismo que en una cámara elegida:

 ESTRUCTURA DE LOS PARTIDOS

La estructura de los partidos se caracteriza por su heterogeneidad. Como el mismo nombre se designan tres o cuatro tipos  sociológicos diferentes a sus elementos de base, por su armazón general, por los lasos de dependencia que se anudan, por las instituciones dirigentes.  El primero corresponde más o menos a los partidos “burgueses” del siglo XIX, que sobreviven en forma de partidos conservadores y liberales: en los USA siguen ocupando solo las escenas políticas (sin embargo, los partidos norteamericanos conservan caracteres netamente originales).  Descansa en comités  poco extensos, bastante independientes unos de otros, generalmente centralizados; no tratan de multiplicar sus miembros ni de enmarcar grandes masas populares, sino más bien de agrupar personalidades. 

Su actividad está orientada totalmente hacia las acciones y las combinaciones parlamentaria, y conservar por este hecho un carácter semiestracional; su armason administrativa es embrionaria; su dirección sigue estando ampliamente en manos de los diputados y presenta una forma individual muy marcada: el poder real pertenece a tal cual grupo formado alrededor de un líder parlamentario y la vida del partido reside en la rivalidad de estos pequeños grupos.  El partido no se ocupa más que de problemas políticos; la doctrina y los problemas ideológicos no desempeñan más que un pequeño papel; la adhesión se basa más bien en el interés o la costumbre. 

Los partidos socialistas de la Europa continental tiene una estructura diferente, que descansa en abarcar masas populares lo más numerosas posible.  Encontramos en ellos, pues, un sistema de afiliación precisa, completado por un mecanismo de cotizaciones individuales muy rigurosa, sobre que se apoyan esencialmente las [finanzas del partido (que se basa más bien en donaciones y subvenciones de algunos capitalistas, comerciantes, empresas industriales).  En los partidos del primer tipo: se pasa de la técnica de la financiación privada a la técnica de la financiación pública, establecida sobre el impuesto.  Dentro del partido encontramos funcionarios más o menos numerosos que tienen naturalmente a formar una clase y a alcanzar cierta autoridad: se desarrollan gérmenes de burocracia.  El carácter personal de los dirigentes se atenúa: se establece un sistema de instrucciones complejas (congreso, comités nacionales, consejo, oficinas, secretarias), con una verdadera separación de poderes.  En principio, la lección reina en todos los escalones; en la práctica, se manifiestan tendencias oligárquicas poderosas.  La doctrina desempeña un papel mucho más importante dentro del partido: en lugar de grupos personales, las rivalidades toman el aspecto de una lucha de tendencias. 

El partido se desborda, además, del dominio puramente político para avanzar cada vez más en el terreno económico, social, familiar, etc. 

Más cerca de nosotros, el comunismo y el fascismo han creado un tipo sociológico todavía más original.  Tienen en común una centralización muy aguda, que se opone a la semidescentralizaciones de los partidos socialistas. 

 LAS ARMAZONES DE LOS PARTIDOS

Distinguir dos elementos dentro de un grupo humano, los miembros y los jefes, los que obedecen y los que mandan, los gobernantes y los gobernados, diría Duguit – es una visión justa- , pero demasiado sumaria de la realidad.  Una multitud de individuos ligados por cierta solidaridad, por una parte, algunos líderes, por la otra; esta definición conviene a una multitud en un día de motín.

A una banda de ladrones conducidas por un jefe, a comunidades pequeñas o inestables, a partidos prehistóricos que siguen siendo todavía clanes personales, clientelas reunidas alrededor de un hombre.  No sirven ya para las comunidades grandes y durables, la comunidad global es un conjunto de pequeñas comunidades de base, ligadas unas a otras por mecanismos coordinadores.  En los partidos modernos, esta armazón alcanza una gran importancia; constituye el marco general de la actividad de los miembros, la forma impuesta a su solidaridad;  determina los mecanismos de selección de los dirigentes y los poderes de estos.  Explica a menudo la fuerza y la eficacia de los partidos, la debilidad y la ineficacia de otros.

En este aspecto se han producido importantes cambios en los últimos 50 años: mientras que el armazón general del estado permanecía idéntica, en sus líneas generales, dentro de las grandes naciones de occidente, la armazón de los partidos ha sido transformada cuando menos dos veces desde sus raíces.  Dos revoluciones se han producido e incluso tres, en algunos países que han dado como resultado modificar las condiciones generales de la vida política y transformar la infraestructura de la democracia.

Entre 1890 y 1900, los partidos socialistas constituyeron a la vieja armazón de comités limitados, bastante independientes unos de otros, ampliamente abiertas a todos los miembros y sólidamente articuladas entre sí, entre 1925 y 1930, los partidos comunistas desarrollaron una estructura más original, descansando sobre grupos de empresas bastante pequeños, fuertemente unidos por los procedimientos del “centralismo democrático” y, no obstante, separados gracias a la técnica de los “enlaces verticales”.   Este admirable sistema de organización de las masas ha hecho todavía más por el éxito del comunismo que la doctrina Marxista o el bajo nivel de vida de la clase obrera.

Finalmente hacia la misma época los partidos fascistas crearon verdaderos partidos políticos, milicias privadas capaces de apoderarse del estado por la fuerza, y de servirle luego de guardia Pretoriana.

Sin embargo, no todas las naciones de occidente han conocido estas transformaciones.  En América se las ha ignorado, allí donde los partidos conservan todavía su vieja armazón tradicional: la técnica material más moderna coincide allí con una técnica política en desuso.  Inglaterra y sus dominios no han tenido importantes partidos comunistas o fascistas; en cuanto a los partidos socialistas han tomado allí una armazón muy original, constituidos sobre una base sindical: esta estructura “indirecta” (que se encuentra excepcionalmente en otros países), merece un estudio esencial antes de analizarlos “elementos de base” de los partidos políticos, por una parte, y por otra la articulación general que reune y recoge esas células componentes





CONCEPTOS DE PARTIDOS Y MOVIMIENTOS POLÍTICOS

De los partidos políticos pueden darse varias definiciones, pero todas ellas han de conceder en dos puntos esenciales: que son medios de expresión de la opinión pública y que busca el manejo del estado para obtener atraves de él, determinados objetivos. Por ejemplo: para EDMUNDO BURKE “un partido es un grupo de hombres unidos a fin de promover, mediante sus esfuerzos conjuntos, el interés nacional, sobre la base de algún principio particular en el que todos ellos concidan”. Para LENIN, “un partido político, en general, y el partido de la vanguardia, en particular, no tendrían derecho a la existencia, no sería más que un pobre cero a la izquierda, si renunciara al poder, teniendo posibilidad de conseguirlo”. 
Para BURDEAU, “un partido político es toda agrupación de individuos que, pretendiendo
los mismos objetivos, se esfuerzan por alcanzarlos, intentando, a la vez, conseguirla adhesión del mayor número posible de ciudadanos y conquistar el poder, o por lo  menos, influir en sus decisiones”. Para GIOVANNI SARTORI, “los partidos son conductos de expresión; son un irumento para representar al pueblo al expresar sus exigencias. Los partidos no se desarrollaron para comunicar al pueblo los deseos de las autoridades, sino para comunicar a las autoridades los deseos del pueblo”. En el diccionario de ciencias jurídicas, políticas y sociales, los partidos políticos se definen como “las agrupaciones de personas que, con distinto ideario unas de otras, sostienen opiniones políticas que pretenden hacer prevalecer a efecto de la orientación y de la gobernación del Estado”.

El jurista HANS KELSEN ha sido uno de los teóricos que con más rigor y profundidad ha explicado la necesidad que existe de los partidos en las democracias. Al respecto dice: “es patente que el individuo aislado carece por completo de existencia política positiva por no poder ejercer ninguna influencia efectiva en la formación de la voluntad del Estado, y que, por consiguiente, la democracia solo es posible cuando los individuos, a fin de lograr una actuación sobre la voluntad colectiva, se reúnen en organizaciones definidas por diversos fines políticos,  de tal manera que entre el individuo y el Estado se interpongan aquellas colectividades que agrupan en forma de partidos políticos las voluntades coincidentes de los individuos. Solo por ofuscación o dolo puede sostenerse la posibilidad de la democracia sin partidos políticos. La democracia, es necesaria e inevitablemente, requiere un Estado de partidos”.

Igualmente dentro de la concepción liberal del partido- doctrina, Hans Kelsen, afirma que los partidos son “sin formaciones que agrupan hombres que tienen las mismas opiniones para asegurarles una verdadera influencia en la gestión de los negocios públicos”.

La concepción liberal considera a los partidos políticos, como grupos ideológicos, Duberger cita la definición de Benjamín Constant dada en 1816 “un partido es una agrupación de personas que profesan la misma doctrina política”.


Joseph Lapalombara y Myrom Weiner  parten de cuatro criterios para exponer que es un partido político:

•    Durabilidad
•    Los orígenes de los partidos políticos.
•    Funciones de los partidos políticos.
•    Clasificación de los partidos políticos.

DURABILIDAD:
La noción de partido político tiene un carácter durable como quiera que en su propia dinámica coincide con las nociones de Estado y de soberanía. Así los partidos políticos se distinguen por tener un carácter permanente, con permanencia paralela a la existencia del Estado.
  •  La existencia de una organización local: un partido político no puede existir sin que haya un mecanismo en su interior que le permita un contacto directo y permanente con el electorado.
  • Finalidad: la finalidad de un partido político es alcanzar el poder y permanecer en él. Esto se diferencia de los grupos de presión, que realmente no buscan alcanzar el poder sino lograr que sus decisiones les resulten favorables.
  • El compromiso con el interés general: los partidos políticos  tienen un compromiso con el interés general ya que buscan satisfacer interese por encima de particularismos propios de la sociedad. El concepto de interés general es un concepto propio de los fines que le otorga el constitucionalismo al Estado. Los partidos políticos coinciden en eso también con el Estado.

ORÍGENES DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS:
Poco se sabe sobre los más antiguos orígenes de los partidos políticos. Probablemente existieron, de una otra manera, a lo largo de toda la historia de la humanidad y simultáneamente en diversas zonas geográficas de mundo. Su raíz, probablemente, se encuentra en la desigualdad social que ha existido entre los hombres. Diversas clases de grupos y grupos sociales tuvieron y tienen diversos enfoques geología, ideas sobre cómo resolver problemas fundamentales. La desigualdad económica y social que hace que las experiencias diarias de los individuos sean diferentes, por ende sus ideas también lo son. Un partido es solo una parte de una sociedad global o una formación económica-social. Se fundamenta en el argumento que un individuo, solo, poco puede lograr, por lo tanto, en la “unidad se encuentra la fuerza” de un grupo.

Cuando se habla del surgimiento de los partidos en tiempos moderno, se pueden mencionar aquellos que aparecen en los siglos 17, 18 y19 en Europa y Estados unidos y América latina. Por ejemplo los tories (conservadores) y los whig (liberales) aparecen en el siglo XVII en Inglaterra, luego se transforma en 1832 en el partido carlón (tory) y en 1836 el partido reformista (whig). Pero no es hasta 1861 1870  que verdaderamente se organizan como los partidos conservador y partido liberal. En Estados unidos, a fines del siglo XVIII se desarrollo dos partidos o sociedades políticas: los federalistas de George Washington y Alexander Hamilton, eran un partido elitista de personas pudientes. Tomas Jefferson y james madison formando un partido respaldado por medianos y pequeños propietarios que tomo el nombre “republicano”. Después de 1816 desaparece el partido o sociedad federalista. Le sigue un periodo dominado por un solo partido: los republicanos (“Jefersoniano”). Ese partido  se dividió en 1820 entre los “Democrática republicanas” y los “nacional republicanas”; para 1840 habían adoptado respectivamente los nombres: partido demócrata y partido “whigs”. El partido “whigs” fue resultado de un pacto entre hacendados del sur e intereses capitalistas del norte se disuelve aproximadamente en 1850 por la lucha económica entre ellos. 
Aproximadamente en 1856, intereses económicos norteños fundan el partido republicano que conocemos hoy día; en 1860 su candidato, Abraham Lincoln gano las elecciones; en Francia, los partidos surgen en 1848 aunque no se desarrollan verdaderamente hasta 1871. En Alemania se crearon en 1848, cuajando definitivamente en los años 60. En Japón aparecen en 1867. Brotan en España para 1809, 1812, otra vez 1833 y se consolida en 1868, cuando España adopta el sufragio universal masculino. En puerto rico se habla de la sociedad reformista o liberal reformista y los conservadores, ya en los tiempos de Ramón Power cuando se lo elige diputado, en 1809 en 1870 se funda el partido liberal reformita y en 1876 el partido liberal conservador y luego en 1887 el partido autonomista puertorriqueño. Nótese que en puerto rico se desarrollan los partidos políticos y las elecciones en la misma época que en Europa, estados unidos y otros lugares. Puerto rico fue prácticamente anexado a España de 1868-1897. Durante el siglo XIX florecieron partidos liberales y conservadores en toda América latina.

El siglo XIX fue la cuna de los partidos moderna, tal como se conoce hoy día. Coinciden con el apogeo y eventual dominación del sistema económico de libre empresa fueron y son una expresión política de ese nuevo modo de producir capitalista. Sus comienzos coinciden con la conquista del poder por la nueva clase “burguesa” y con la derrota gradual del modo de reproducir feudal y su clase dominante, la nobleza oligarquía. La revoluciones, de corte burgués, que se dieron en Inglaterra en siglo XVII (1648-1688), y en los estados unidos y Francia (1776-17 89), a fines del siglo XVIII fueron la conquista política y judicial del modo de reproducción capitalista el anterior sistema económico feudal. A nivel ideológico los circulo intelectuales, ingleses, franceses y Estado Unidos, comienza a defender una realidad económica ya constituida; ideas desarrolladas para fortalecer un nuevo sistema o modo de producir económico. Es la época de las ideas de John locke,  Montesquieu, Rousseau, Adán Smith, tomas Jefferson y otros. En general se clama por las libertades individuales y por la abolición de las monarquías autoritarias que representaban el atrasado sistema económico feudal; esta avía agotado sus posibilidades y significaba un estorbo en el camino a formas más eficientes de producción. En este sentido el pensador económico Adam Smith en su libro, “la riqueza de las naciones” (1776), defendió los intereses de una nueva clase dominante, los burgueses estos últimos pedían la no –intervención del estado en los asuntos económicos.
Los burgueses, naturalmente deseaban libertades económicas para fortalecer sus empresas y fortunas personales. Para adquirir poder político pedían participación  en el gobierno, elecciones democracia representativa. Deseaban acabar con el rey, las clases aristocráticas y con el clero. Debilitaron las posiciones de las monarquías y las iglesias, respaldando ideas y métodos científicos. El empirismo científico, el positivismo desplaza al escolasticismo idealista. El cambio fue violento, debido a la resistencia de la nobleza. Fue entonces que la burguesía tomo el poder por medio de fuerza y la revolución, con el respaldo del pueblo. Justificaron la revolución con las ideas mencionadas, y también como defensores de los intereses de los humildes.
Resumiendo, los partidos surgen con el florecer de la “democracia liberal”78 la abolición de las monarquías absolutas, y la celebración de elecciones. Pero ese comienzo de los partidos no fue dentro de sociedades verdaderamente democráticas. La democracia del siglo XlX era para los pudientes (la burguesía y oligarquía noble). Específicamente para la burguesía y nobleza masculina por largos años se le negó el voto a los esclavos, a todas las mujeres y los varones libres que no tuvieran propiedad y no supieran leer ni escribir.¡¡ poquísimas personas tenían propiedad y sabían leer y escribir durante el siglo XlX!! Como la democracia era para los ricos también lo eran las elecciones y los partidos. No fue hasta muy tarde que se le concedió el boto a los “varones” sin propiedad. Esto ocurre en 1848 en Francia, en 1869 en España, en1870 EE.UU. y en 1871 en Alemania. Considerando que solo votaban los varones, es un bochorno que los libros de texto aun insistan que eso fue el apogeo del “sufragio universal”. Es un atrevimiento el pretender ocultar la existencia de las mujeres en este “universo” y ocultar la injusticia a la que fue sometida en ese momento.
Los partidos políticos modernos aparecieron en el siglo pasado. En Inglaterra aparecieron con la reforma electoral de 1832. En los Estados Unidos, fue con la época de Jackson, hacia 1830, cuando la organización de los partidos se desarrollo hasta la creación de poderosas bases locales con respaldo popular.
En Europa continental, con las transformaciones de la camarilla parlamentaria y de los clubes políticos en organizaciones de masa, con ocasión de la revolución de 1842.

Mauricie Duberger en su libro los partidos políticos exponen una clasificación de estos dividiéndolos en dos categorías:

  • Partidos de creación electoral: Son un resultado de la práctica democrática, del funcionamiento del sistema democrático. En los comienzos del mismo, la integración en las corporaciones públicas trajo como consecuencia la necesidad de que el trabajo de estas produjera la existencia de un fenómeno, la formación de bloques, de frentes, aunque no fuera más que para sostener determinados puntos de vista, para defender intereses, formando así una determinada lógica en el interior de la corporaciones públicas. Como este frente, tenían la necesidad de permanecer en los congresos y parlamentos. Empezaron a ver la necesidad de organizar una estructura local con ese fin. Cuando esto ocurrió, empezaron a surgir los partidos políticos. Son así un producto, de la propia dinámica del Estado democrático, un resultado natural de la misma.

  • Partidos de creación exterior: estos partidos de creación electoral son el mayor número, excepcionalmente existe un tipo que se denomina de creación exterior que son el resultado de unas instrucciones que existen en la sociedad con fines en sentido estricto distintos de los fines políticos. Se dicen en sentido estricto, porque toda finalidad del hombre en una sociedades una finalidad política. Son estos partidos el producto de asociaciones sindicales, de antiguos combatientes, de agricultores, y hasta la Iglesia Católica sirvió de fundamento para los lanzamientos de los denominados partidos demócratas cristianos.
 
FUNCIONES DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS:
Son distintas las funciones de los partidos políticos en los países del tercer mundo y en los países adelantados. En los países subdesarrollados los partidos políticos cumplen una labor de ejecución, mayor de la que cumplen en los países avanzados. En los países avanzados, los partidos políticos no buscan elaborar una conciencia política, sino más bien patrocinarla, servir como su canal de expresión.

Existen también diferencias entre los partidos políticos de unos y otros países, no solo en las funciones públicas que cumplen frente a la conciencia política, sino también por su carácter más institucional. En su interior los partidos del tercer mundo, son instituciones intermitentes que desaparecen de la vida política, con mucha frecuencia, después de las elecciones. En los países desarrollados los partidos políticos cumplen funciones permanentes de soporte de las decisiones del gobierno, sin las cuales éstos no pueden mantenerse en el ejercicio de la función gobernante. También las ideologías imponen distintas funciones a los partidos  políticos. En los regímenes liberales los partidos son fundamentalmente soporte del Estado, sobre todo en el esquema del partido único.

Los  partidos políticos cumplen funciones de dos tipos:
  • Función de soporte de gobierno, o cumplen una función crítica de este. Depende de la posición del partido en ejercicio del poder público. Según se trate de partidos en el gobierno y partidos en la oposición.
  • Función que algunos califican de “válvula de escape”. Son el medio a través del cual aparece la manifestación inconforme de la sociedad, o que no tiene la posibilidad de acceder a los partidos, con vocación de poder.
CLASIFICACIÓN DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS:
 Los partidos políticos se clasifican de la siguiente manera. Ello muestra la complejidad del fenómeno. Estas clasificaciones son apenas referencias conceptuales. Un partido político puede participar de varias de estas categorizaciones y en última instancia, por el carácter particular. Son instituciones que no admiten mucho las clasificaciones; pero estas, de todos modos, son un instrumento metodológico apreciable. Y, por lo menos, permiten saber que han pensado expertos en el tema, sobre sus distintas clases:
  • Por la extracción social de los miembros: se clasifican en partidos clasistas y poli-clasistas. Esta clasificación proviene del marxismo, que divide la  sociedad en clases. Los partidos poli-clasistas tienen como adherentes, militantes, afiliados, seguidores o simpatizantes, a individuos provenientes de distintas clases sociales. En general, los partidos políticos de los regímenes liberales son partidos poli-clasistas. Los partidos clasistas tienen como adherentes, militantes, afiliados, seguidores o simpatizantes, a individuos pertenecientes a una misma clase social; por ejemplo, los partidos comunistas, que son partidos que agrupan a  la clase proletariado.
  • Por su organización interna: se clasifican en partidos de cuadros, partidos de masas, y partidos electorales.
  • Por el compromiso de los elegidos en el partido: se clasifican en partidos rígidos y partidos flexibles. Los flexibles se caracterizan por no imponer una disciplina al elegido, quien no recibe orientaciones, directrices, ordenes de las directivas o jefes del partido, pudiendo apartase de los de los puntos de vista institucionales. Los partidos rígidos, por el contrario imponen a los elegidos una férrea disciplina. El elegido, para asegurar su permanencia, tiene que someterse a los criterios mayoritarios de su propio partido
  • Por el grado de adhesión del partido a un ideario o un programa: se clasifican en partidos ideológicos y partidos atrapa-todo. Las ideologías se encuentran comprometidos con un determinado credo político, un específico sistema de creencias políticas, una ideología. Son partidos que se comprometen en la defensa de un determinado tipo de interés en la sociedad, un determinado programa. De otro lado están los atrapa- todo partidos, que buscan el uso del artificio, el manejo de la imagen para concitar la adhesión inconsistente del electorado, subliminal a través de la imagen. Producen espectáculo, buscando la seducción directa o indirecta a través del artista o el deportista.
  • Por una ideología que los inspira: clasificación elaborada por el profesor Gregorio Becerra, quien partía del presupuesto del la concepción del universo, según el cual estaba en permanente cambo hacia el progreso. Partiendo de este supuesto, los clasifico en partidos progresistas, liberales y reaccionarios. Los progresistas se caracterizan por tratar de acelerar ese cambio hacia el progreso. Sus esfuerzos se orientan a estimularlo, a hacer que se produzca más rápido, a facilitarlo. Son partidos imbuidos por la necesidad de progreso. Los partidos liberales son los que acepta, entienden y admiten que la realidad se encuentra en permanente cambio hacia el progreso, pero consideran que ese cambio tiene un ritmo natural al que hay que ir adecuándose, aceptándolo. Los partidos reaccionarios están atados a las costumbres tradicionales o del pasado, que se resisten al cambio, que no luchan y no admiten progreso.
  • Por el sitio que ocupen en la dinámica política: se clasifican en partidos en el gobierno y partidos en la oposición. Los partidos en el gobierno cumplen una función de poner en práctica las ideas con las cuales obtuvieron el triunfo electoral. Son partidos ejecutores de un proyecto político. Los partidos en la oposición se caracterizan por ejercer en la dinámica política otro orden de  actividades, de funciones: poseen más tiempo para elaborar alternativas de poder.

LOS PARTIDOS POLITICOS Y MOVIMIENTOS POLITICOS

Desde el punto de vista etimológico la palabra partidos proviene del lenguaje militar de la edad media. Durante la edad media la partida era un grupo militar al cual se encargaba una misión específica;  cuando se enfrentaba el enemigo con otra partida  enemiga, tenía lugar un partido. Quienes formaban una partida eran los mejores, los mas seleccionados. En el mundo moderno la expresión partido  significa una institución que promueve una posición política en la sociedad. . Para Michels “el partido político es una organización de combate en el sentido político de la palabra, y como actual debe actuar conforme a la leyes de la táctica. Esta exige, antes que todo, la facilidad de la movilización”

Los partidos políticos, en las democracias liberales, los más importantes medios de expresión de las inquietudes y anhelos de la opinión pública. Son, por así decirlo,  los canales naturales de comunicación entre gobernantes y gobernados. Su operación es vital para que pueda existir un régimen democrático , el cual exige q haya al menos dos partidos distintos, ya que donde existe un solo  de carácter oficial  u oficialista que monopoliza el poder y el manejo del estado, o donde se ha prescindido para convertirse en un régimen totalitario. De ahí que la pluralidad de partidos políticos sea una de las condiciones básicas de la democracia liberal.

En un Estado de derecho, los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y expresión de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad serán libres y su estructura interna y funcionamiento han de ser democráticos. Su existencia deriva del ejercicio de la libertad de asociación. No tienen naturaleza de poder público ni son órganos del Estado, por lo que el poder que ejercen se legitima sólo en virtud de la libre aceptación de sus estatutos y por tanto sólo puede ejercerse sobre quienes, en virtud de una opción personal libre, los asumen al integrarse en tales organizaciones.

Los militantes de los partidos tienen derecho a ser electores y elegibles para todos sus cargos, a estar informados sobre sus actividades y situación económica, y a concurrir para formar sus órganos directores mediante sufragio libre y en la mayoría de los casos secreto, aunque no resulta preciso que sea directo. Los partidos tienen derecho a obtener ayuda financiera del Estado, a utilizar los medios de comunicación públicos y a constituir coaliciones o agrupaciones electorales. Los partidos políticos se clasifican por los intereses de la clase social a la que sirven. Sus otros aspectos son secundarios. Por eso no pueden existir partidos que defiendan al mismo tiempo, a las dos clases sociales porque los intereses de éstas son antagónicos.
 
En tanto los movimientos políticos  que el primero es una organización estable, con vocación de permanencia, que debe ceñirse a algunos principios ideológicos y que tiene una estructura orgánica definida, los movimientos políticos son básicamente, organizaciones coyunturales,  en las cuales no es necesariamente hay condiciones de conciencia ideología que buscan unos objetivos determinado, generalmente de tipo electoral. De ahí que los movimientos políticos estén conformados por fuerzas provenientes de diversas vertientes de opinión, incluso no políticas. Son alianzas de grupos movidos por un mismo interés, circutanciales por ejemplo de lograr escaños en los cuerpos colegiado, o posiciones de tipo administrativo, o gubernamental en unas elecciones por ellos, por lo general estos movimientos están conformados por sectores minoritarios de origen partidista o por grupos dispersos de ciudadanos movidos por interese coincidentes que muchas veces que no son, como, se ha dicho, de índole partidista. En ocasiones, por ejemplo, se forman movimiento entorno a una candidatura o un liderazgo  determinad, por encima o al margen de los partidos. En otras ocasiones, lo cual es muy frecuente, dichos movimientos son de carácter cívico o religiosos, o ecológicos, o inclusive cultural. En consecuencia, lo que caracteriza a los movimientos políticos y lo distingue de los partidos es: 
 
A)    Su carácter coyuntural y transitorio

B)    Su pluralidad ideológica

C)    Su conocimiento a la régimen de la disciplina partidaria

D)    Que no persiguen fines políticos partidista, si no que estos son de carácter cívico., o religioso o de otra índole. Aunque no tiene por consiguiente un programa doctrinario, uniforme y preestablecido.