martes, 17 de mayo de 2011

BIPARTIDISMO Y MULTIPARTIDISMO

Dentro del régimen de la democracia liberal, que supone, como se ha dicho, la pluralidad de partidos políticos, puede darse la modalidad del bipartidismo, que significa que solo dos grandes se presentan reales de poder, o del multipartidismo, ose la coexistencia de más de dos partidos con posibilidades reales de convertirse en una alternativa de poder. En uno o entro caso se debe hablar de “sistema”, si no de fenómenos de carácter ideológico e histórico.

BIPARTIDISMO: Se da en aquellos países en los cuales, por una arraigada tradición política, los pueblos se han ha acostumbrado a elegir entre dos grandes vértices políticas, sin que terceros partidos hayan logrado calar hondamente en la opinión pública hasta el punto de obtener resultados electorales importantes.
El bipartidismo que como se ha señalado, no excluye la existencia de terceros partidos, en apariencia implicaría una resistencia al pluralismo político. Pero en realidad tiene ventajas apreciables como son la de presentar a la opinión publica una más clara alternativa de poder, entre un partido de gobierno y un partido de la oposición, y conseguir a si una estabilidad institucional de América latina no ajeno al fenómeno bipartidista. No obstante, la aguda crisis que ha atravesado Colombia en los últimos tiempos se debe, al menos en parte a que la identidad de hecho se presenta en los dos partidos políticos tradicionales ,el pueblo busca nuevas opciones como alternativas reales de poder; de ahí el surgimiento de movimiento extremista que busca convertirse, incluso por la fuerza o tras alternativas.

EL MULTIPARTIDISMO: Es la existencia de dos o más partidos con opciones electorales análogas o ,dichos de otra manera, la no existencia de dos partidos predominaste en el panorama político, a sido, fenómeno frecuente en las democracias modernas en caso todo el mundo. Pese a ser teóricamente más democrático, ya que ofrece mayores opciones al electorado, en la práctica presenta no pocos inconvenientes, por lo general lleva a la formación de coaliciones transitorias, movidas por fines electorales y políticos de ocasión, la cual se traduce en una notaria estabilidad política, además al pueblo no se le presentan alternativas claras del poder.

La inestabilidad política ha sido una constante en países tradicionalmente multipartidistas, como Italia, donde en los últimos 40 años se han producido más de 50 crisis gubernamentales, como en la Francia de la IV república (1946-1958), donde también eran frecuentes los cabeos de gobierno, o como en Argentina, Bolivia, Brasil, y la mayoría de los países latinoamericanos, donde la ausencia de partidos de democráticos fuertes a contribuido a la larga sucesión de golpes de estado y de dictadura ras sufrida por ellos atreves de su historia republicana. Por el contrario en la medida en que otros países como costa rica y Venezuela han consolidado el bipartidismo, han encontrado una mayor e institucional.

Con miras a esa estabilidad, y, con ella, a la consolidación de la democracia, en los últimos tiempos se han producido en muchos países de tradición multipartidista, una marca tendencia al bipartidismo, ya sea por el surgimiento de dos partidos predominantes, o ya por la unificación de pequeños partidos dispersos o en dos grandes partidos. Ello se ha visto en plan república federalizase de y Alemania (social democrática y democracia cristiana), argentina (UCR o radicalismo justicialisismo peronismo), España, (PSOEªª y alianza popular del centro de derecha), Perú (acción popular y APRA), Israel (laborista y likud), o Uruguay (blanco y colorado), además algunos de la comunidad británica como Australia (liberal y laboralista) y Canadá (conservador progresista y liberal).

En muchos otros casos el bipartidismo se presenta de hecho con la forma de partidos o movimientos que se presentan unidos en las elecciones y forman gobiernos de coalición. A si ha sucedido por ejemplo, en Francia con el régimen de la V república, donde en cada elección se han formado dos grandes bloques, con distintas denominaciones: uno de centro-derecha, con predominancia del antiguo guallismo, frente a otro de izquierda con predominación del partido socialista. Lo mismo Ha sucedió en Italia entre la democracia cristiana, de un lado, y las coaliciones de izquierda, con decisiva participación del partido comunista (PCI), aunque en Italia estas coaliciones sean caracterizado por su fragilidad. Otros ejemplos de coaliciones polarizadas los tenemos, en los últimos años, en países como Brasil, ecuador, Australia, Bélgica, Grecia, Portugal y últimamente chile

1 comentario: