ATARDECER

Loading...

martes, 17 de mayo de 2011

CONCEPTOS DE PARTIDOS Y MOVIMIENTOS POLÍTICOS

De los partidos políticos pueden darse varias definiciones, pero todas ellas han de conceder en dos puntos esenciales: que son medios de expresión de la opinión pública y que busca el manejo del estado para obtener atraves de él, determinados objetivos. Por ejemplo: para EDMUNDO BURKE “un partido es un grupo de hombres unidos a fin de promover, mediante sus esfuerzos conjuntos, el interés nacional, sobre la base de algún principio particular en el que todos ellos concidan”. Para LENIN, “un partido político, en general, y el partido de la vanguardia, en particular, no tendrían derecho a la existencia, no sería más que un pobre cero a la izquierda, si renunciara al poder, teniendo posibilidad de conseguirlo”. 
Para BURDEAU, “un partido político es toda agrupación de individuos que, pretendiendo
los mismos objetivos, se esfuerzan por alcanzarlos, intentando, a la vez, conseguirla adhesión del mayor número posible de ciudadanos y conquistar el poder, o por lo  menos, influir en sus decisiones”. Para GIOVANNI SARTORI, “los partidos son conductos de expresión; son un irumento para representar al pueblo al expresar sus exigencias. Los partidos no se desarrollaron para comunicar al pueblo los deseos de las autoridades, sino para comunicar a las autoridades los deseos del pueblo”. En el diccionario de ciencias jurídicas, políticas y sociales, los partidos políticos se definen como “las agrupaciones de personas que, con distinto ideario unas de otras, sostienen opiniones políticas que pretenden hacer prevalecer a efecto de la orientación y de la gobernación del Estado”.

El jurista HANS KELSEN ha sido uno de los teóricos que con más rigor y profundidad ha explicado la necesidad que existe de los partidos en las democracias. Al respecto dice: “es patente que el individuo aislado carece por completo de existencia política positiva por no poder ejercer ninguna influencia efectiva en la formación de la voluntad del Estado, y que, por consiguiente, la democracia solo es posible cuando los individuos, a fin de lograr una actuación sobre la voluntad colectiva, se reúnen en organizaciones definidas por diversos fines políticos,  de tal manera que entre el individuo y el Estado se interpongan aquellas colectividades que agrupan en forma de partidos políticos las voluntades coincidentes de los individuos. Solo por ofuscación o dolo puede sostenerse la posibilidad de la democracia sin partidos políticos. La democracia, es necesaria e inevitablemente, requiere un Estado de partidos”.

Igualmente dentro de la concepción liberal del partido- doctrina, Hans Kelsen, afirma que los partidos son “sin formaciones que agrupan hombres que tienen las mismas opiniones para asegurarles una verdadera influencia en la gestión de los negocios públicos”.

La concepción liberal considera a los partidos políticos, como grupos ideológicos, Duberger cita la definición de Benjamín Constant dada en 1816 “un partido es una agrupación de personas que profesan la misma doctrina política”.


Joseph Lapalombara y Myrom Weiner  parten de cuatro criterios para exponer que es un partido político:

•    Durabilidad
•    Los orígenes de los partidos políticos.
•    Funciones de los partidos políticos.
•    Clasificación de los partidos políticos.

DURABILIDAD:
La noción de partido político tiene un carácter durable como quiera que en su propia dinámica coincide con las nociones de Estado y de soberanía. Así los partidos políticos se distinguen por tener un carácter permanente, con permanencia paralela a la existencia del Estado.
  •  La existencia de una organización local: un partido político no puede existir sin que haya un mecanismo en su interior que le permita un contacto directo y permanente con el electorado.
  • Finalidad: la finalidad de un partido político es alcanzar el poder y permanecer en él. Esto se diferencia de los grupos de presión, que realmente no buscan alcanzar el poder sino lograr que sus decisiones les resulten favorables.
  • El compromiso con el interés general: los partidos políticos  tienen un compromiso con el interés general ya que buscan satisfacer interese por encima de particularismos propios de la sociedad. El concepto de interés general es un concepto propio de los fines que le otorga el constitucionalismo al Estado. Los partidos políticos coinciden en eso también con el Estado.

ORÍGENES DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS:
Poco se sabe sobre los más antiguos orígenes de los partidos políticos. Probablemente existieron, de una otra manera, a lo largo de toda la historia de la humanidad y simultáneamente en diversas zonas geográficas de mundo. Su raíz, probablemente, se encuentra en la desigualdad social que ha existido entre los hombres. Diversas clases de grupos y grupos sociales tuvieron y tienen diversos enfoques geología, ideas sobre cómo resolver problemas fundamentales. La desigualdad económica y social que hace que las experiencias diarias de los individuos sean diferentes, por ende sus ideas también lo son. Un partido es solo una parte de una sociedad global o una formación económica-social. Se fundamenta en el argumento que un individuo, solo, poco puede lograr, por lo tanto, en la “unidad se encuentra la fuerza” de un grupo.

Cuando se habla del surgimiento de los partidos en tiempos moderno, se pueden mencionar aquellos que aparecen en los siglos 17, 18 y19 en Europa y Estados unidos y América latina. Por ejemplo los tories (conservadores) y los whig (liberales) aparecen en el siglo XVII en Inglaterra, luego se transforma en 1832 en el partido carlón (tory) y en 1836 el partido reformista (whig). Pero no es hasta 1861 1870  que verdaderamente se organizan como los partidos conservador y partido liberal. En Estados unidos, a fines del siglo XVIII se desarrollo dos partidos o sociedades políticas: los federalistas de George Washington y Alexander Hamilton, eran un partido elitista de personas pudientes. Tomas Jefferson y james madison formando un partido respaldado por medianos y pequeños propietarios que tomo el nombre “republicano”. Después de 1816 desaparece el partido o sociedad federalista. Le sigue un periodo dominado por un solo partido: los republicanos (“Jefersoniano”). Ese partido  se dividió en 1820 entre los “Democrática republicanas” y los “nacional republicanas”; para 1840 habían adoptado respectivamente los nombres: partido demócrata y partido “whigs”. El partido “whigs” fue resultado de un pacto entre hacendados del sur e intereses capitalistas del norte se disuelve aproximadamente en 1850 por la lucha económica entre ellos. 
Aproximadamente en 1856, intereses económicos norteños fundan el partido republicano que conocemos hoy día; en 1860 su candidato, Abraham Lincoln gano las elecciones; en Francia, los partidos surgen en 1848 aunque no se desarrollan verdaderamente hasta 1871. En Alemania se crearon en 1848, cuajando definitivamente en los años 60. En Japón aparecen en 1867. Brotan en España para 1809, 1812, otra vez 1833 y se consolida en 1868, cuando España adopta el sufragio universal masculino. En puerto rico se habla de la sociedad reformista o liberal reformista y los conservadores, ya en los tiempos de Ramón Power cuando se lo elige diputado, en 1809 en 1870 se funda el partido liberal reformita y en 1876 el partido liberal conservador y luego en 1887 el partido autonomista puertorriqueño. Nótese que en puerto rico se desarrollan los partidos políticos y las elecciones en la misma época que en Europa, estados unidos y otros lugares. Puerto rico fue prácticamente anexado a España de 1868-1897. Durante el siglo XIX florecieron partidos liberales y conservadores en toda América latina.

El siglo XIX fue la cuna de los partidos moderna, tal como se conoce hoy día. Coinciden con el apogeo y eventual dominación del sistema económico de libre empresa fueron y son una expresión política de ese nuevo modo de producir capitalista. Sus comienzos coinciden con la conquista del poder por la nueva clase “burguesa” y con la derrota gradual del modo de reproducir feudal y su clase dominante, la nobleza oligarquía. La revoluciones, de corte burgués, que se dieron en Inglaterra en siglo XVII (1648-1688), y en los estados unidos y Francia (1776-17 89), a fines del siglo XVIII fueron la conquista política y judicial del modo de reproducción capitalista el anterior sistema económico feudal. A nivel ideológico los circulo intelectuales, ingleses, franceses y Estado Unidos, comienza a defender una realidad económica ya constituida; ideas desarrolladas para fortalecer un nuevo sistema o modo de producir económico. Es la época de las ideas de John locke,  Montesquieu, Rousseau, Adán Smith, tomas Jefferson y otros. En general se clama por las libertades individuales y por la abolición de las monarquías autoritarias que representaban el atrasado sistema económico feudal; esta avía agotado sus posibilidades y significaba un estorbo en el camino a formas más eficientes de producción. En este sentido el pensador económico Adam Smith en su libro, “la riqueza de las naciones” (1776), defendió los intereses de una nueva clase dominante, los burgueses estos últimos pedían la no –intervención del estado en los asuntos económicos.
Los burgueses, naturalmente deseaban libertades económicas para fortalecer sus empresas y fortunas personales. Para adquirir poder político pedían participación  en el gobierno, elecciones democracia representativa. Deseaban acabar con el rey, las clases aristocráticas y con el clero. Debilitaron las posiciones de las monarquías y las iglesias, respaldando ideas y métodos científicos. El empirismo científico, el positivismo desplaza al escolasticismo idealista. El cambio fue violento, debido a la resistencia de la nobleza. Fue entonces que la burguesía tomo el poder por medio de fuerza y la revolución, con el respaldo del pueblo. Justificaron la revolución con las ideas mencionadas, y también como defensores de los intereses de los humildes.
Resumiendo, los partidos surgen con el florecer de la “democracia liberal”78 la abolición de las monarquías absolutas, y la celebración de elecciones. Pero ese comienzo de los partidos no fue dentro de sociedades verdaderamente democráticas. La democracia del siglo XlX era para los pudientes (la burguesía y oligarquía noble). Específicamente para la burguesía y nobleza masculina por largos años se le negó el voto a los esclavos, a todas las mujeres y los varones libres que no tuvieran propiedad y no supieran leer ni escribir.¡¡ poquísimas personas tenían propiedad y sabían leer y escribir durante el siglo XlX!! Como la democracia era para los ricos también lo eran las elecciones y los partidos. No fue hasta muy tarde que se le concedió el boto a los “varones” sin propiedad. Esto ocurre en 1848 en Francia, en 1869 en España, en1870 EE.UU. y en 1871 en Alemania. Considerando que solo votaban los varones, es un bochorno que los libros de texto aun insistan que eso fue el apogeo del “sufragio universal”. Es un atrevimiento el pretender ocultar la existencia de las mujeres en este “universo” y ocultar la injusticia a la que fue sometida en ese momento.
Los partidos políticos modernos aparecieron en el siglo pasado. En Inglaterra aparecieron con la reforma electoral de 1832. En los Estados Unidos, fue con la época de Jackson, hacia 1830, cuando la organización de los partidos se desarrollo hasta la creación de poderosas bases locales con respaldo popular.
En Europa continental, con las transformaciones de la camarilla parlamentaria y de los clubes políticos en organizaciones de masa, con ocasión de la revolución de 1842.

Mauricie Duberger en su libro los partidos políticos exponen una clasificación de estos dividiéndolos en dos categorías:

  • Partidos de creación electoral: Son un resultado de la práctica democrática, del funcionamiento del sistema democrático. En los comienzos del mismo, la integración en las corporaciones públicas trajo como consecuencia la necesidad de que el trabajo de estas produjera la existencia de un fenómeno, la formación de bloques, de frentes, aunque no fuera más que para sostener determinados puntos de vista, para defender intereses, formando así una determinada lógica en el interior de la corporaciones públicas. Como este frente, tenían la necesidad de permanecer en los congresos y parlamentos. Empezaron a ver la necesidad de organizar una estructura local con ese fin. Cuando esto ocurrió, empezaron a surgir los partidos políticos. Son así un producto, de la propia dinámica del Estado democrático, un resultado natural de la misma.

  • Partidos de creación exterior: estos partidos de creación electoral son el mayor número, excepcionalmente existe un tipo que se denomina de creación exterior que son el resultado de unas instrucciones que existen en la sociedad con fines en sentido estricto distintos de los fines políticos. Se dicen en sentido estricto, porque toda finalidad del hombre en una sociedades una finalidad política. Son estos partidos el producto de asociaciones sindicales, de antiguos combatientes, de agricultores, y hasta la Iglesia Católica sirvió de fundamento para los lanzamientos de los denominados partidos demócratas cristianos.
 
FUNCIONES DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS:
Son distintas las funciones de los partidos políticos en los países del tercer mundo y en los países adelantados. En los países subdesarrollados los partidos políticos cumplen una labor de ejecución, mayor de la que cumplen en los países avanzados. En los países avanzados, los partidos políticos no buscan elaborar una conciencia política, sino más bien patrocinarla, servir como su canal de expresión.

Existen también diferencias entre los partidos políticos de unos y otros países, no solo en las funciones públicas que cumplen frente a la conciencia política, sino también por su carácter más institucional. En su interior los partidos del tercer mundo, son instituciones intermitentes que desaparecen de la vida política, con mucha frecuencia, después de las elecciones. En los países desarrollados los partidos políticos cumplen funciones permanentes de soporte de las decisiones del gobierno, sin las cuales éstos no pueden mantenerse en el ejercicio de la función gobernante. También las ideologías imponen distintas funciones a los partidos  políticos. En los regímenes liberales los partidos son fundamentalmente soporte del Estado, sobre todo en el esquema del partido único.

Los  partidos políticos cumplen funciones de dos tipos:
  • Función de soporte de gobierno, o cumplen una función crítica de este. Depende de la posición del partido en ejercicio del poder público. Según se trate de partidos en el gobierno y partidos en la oposición.
  • Función que algunos califican de “válvula de escape”. Son el medio a través del cual aparece la manifestación inconforme de la sociedad, o que no tiene la posibilidad de acceder a los partidos, con vocación de poder.
CLASIFICACIÓN DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS:
 Los partidos políticos se clasifican de la siguiente manera. Ello muestra la complejidad del fenómeno. Estas clasificaciones son apenas referencias conceptuales. Un partido político puede participar de varias de estas categorizaciones y en última instancia, por el carácter particular. Son instituciones que no admiten mucho las clasificaciones; pero estas, de todos modos, son un instrumento metodológico apreciable. Y, por lo menos, permiten saber que han pensado expertos en el tema, sobre sus distintas clases:
  • Por la extracción social de los miembros: se clasifican en partidos clasistas y poli-clasistas. Esta clasificación proviene del marxismo, que divide la  sociedad en clases. Los partidos poli-clasistas tienen como adherentes, militantes, afiliados, seguidores o simpatizantes, a individuos provenientes de distintas clases sociales. En general, los partidos políticos de los regímenes liberales son partidos poli-clasistas. Los partidos clasistas tienen como adherentes, militantes, afiliados, seguidores o simpatizantes, a individuos pertenecientes a una misma clase social; por ejemplo, los partidos comunistas, que son partidos que agrupan a  la clase proletariado.
  • Por su organización interna: se clasifican en partidos de cuadros, partidos de masas, y partidos electorales.
  • Por el compromiso de los elegidos en el partido: se clasifican en partidos rígidos y partidos flexibles. Los flexibles se caracterizan por no imponer una disciplina al elegido, quien no recibe orientaciones, directrices, ordenes de las directivas o jefes del partido, pudiendo apartase de los de los puntos de vista institucionales. Los partidos rígidos, por el contrario imponen a los elegidos una férrea disciplina. El elegido, para asegurar su permanencia, tiene que someterse a los criterios mayoritarios de su propio partido
  • Por el grado de adhesión del partido a un ideario o un programa: se clasifican en partidos ideológicos y partidos atrapa-todo. Las ideologías se encuentran comprometidos con un determinado credo político, un específico sistema de creencias políticas, una ideología. Son partidos que se comprometen en la defensa de un determinado tipo de interés en la sociedad, un determinado programa. De otro lado están los atrapa- todo partidos, que buscan el uso del artificio, el manejo de la imagen para concitar la adhesión inconsistente del electorado, subliminal a través de la imagen. Producen espectáculo, buscando la seducción directa o indirecta a través del artista o el deportista.
  • Por una ideología que los inspira: clasificación elaborada por el profesor Gregorio Becerra, quien partía del presupuesto del la concepción del universo, según el cual estaba en permanente cambo hacia el progreso. Partiendo de este supuesto, los clasifico en partidos progresistas, liberales y reaccionarios. Los progresistas se caracterizan por tratar de acelerar ese cambio hacia el progreso. Sus esfuerzos se orientan a estimularlo, a hacer que se produzca más rápido, a facilitarlo. Son partidos imbuidos por la necesidad de progreso. Los partidos liberales son los que acepta, entienden y admiten que la realidad se encuentra en permanente cambio hacia el progreso, pero consideran que ese cambio tiene un ritmo natural al que hay que ir adecuándose, aceptándolo. Los partidos reaccionarios están atados a las costumbres tradicionales o del pasado, que se resisten al cambio, que no luchan y no admiten progreso.
  • Por el sitio que ocupen en la dinámica política: se clasifican en partidos en el gobierno y partidos en la oposición. Los partidos en el gobierno cumplen una función de poner en práctica las ideas con las cuales obtuvieron el triunfo electoral. Son partidos ejecutores de un proyecto político. Los partidos en la oposición se caracterizan por ejercer en la dinámica política otro orden de  actividades, de funciones: poseen más tiempo para elaborar alternativas de poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada